diumenge, 7 de maig de 2017

Armando La Orden



ARMANDO LA ORDEN

Alumne de 4t d'ESPA




Mi nombre es Armando La Orden Mateu y nací en Valencia el 11 de junio de 1976. Tengo que decir que de mi infancia en Valencia (que es donde nació mi padre) no recuerdo mucho ya que con siete años mis padres decidieron venir a vivir a Ibiza (que es el lugar donde nació mi madre), es por eso que me considero ibicenco: mi infancia, amigos y mi vida están aquí en la isla.
Cuando llegué a Ibiza, recuerdo que fue un poco difícil para mí. Cursaba segundo de EGB y ese año repetí curso. Vivíamos en una casa propiedad de mi madre en el barrio de sa Peña y no fuimos bien acogidos por los vecinos, me lo hicieron pasar mal, con algún que otro tortazo de los niños del barrio. A mis 10 años de edad nos mudamos al maravilloso pueblo de Jesús donde viví mi adolescencia.
A finales de los 80 y principios de los 90, en casa eran épocas duras de crisis económica. Mi padre tuvo suerte y en esa época se puso a trabajar en el puerto en una conocida naviera. Unos años después, cuando terminé 8º con 16 años, empecé en esa naviera a trabajar. Con los estudios no fui muy constante y desaproveché la oportunidad de graduarme, terminé 8º de EGB pero suspendí.
Toda mi vida he trabajado en la misma empresa, empecé como mozo recadero, repartí propaganda, amarrador, pero llegó un momento en el que a mí me interesó mucho el mundo de la mar y decidí hacerme marino, pero había un inconveniente: tenia que estudiar. La empresa me facilitó el poder sacarme la titulación correspondiente y los diversos cursos necesarios. Posteriormente me ofreció un puesto inicialmente en un barco mercante. Fue entonces cuando comenzó mi época como marino. Con 20 años y mucha energía no tuve problema en ir haciendo promoción interna y de mozo de cubierta, que fue como empecé, fui ascendiendo poco a poco y llegué a maestranza, que era el puesto más alto al que podía llegar sin ser oficial mercante.


En esa época vivía para trabajar y me olvidé de que tenía una vida, familia, hijos… Materialmente no me faltaba nada ni a mí ni a mi familia, pero en unos años me quedé vacío pese a que conocí sitios muy bonitos y descubrí que no hace falta estar acompañado para no estar solo. Ocho años después dejé de navegar y cambié de puesto en la misma empresa, pasé a ser personal de tierra, operador de muelle y año tras año haciendo lo posible por sentirme realizado, volcándome en mi trabajo y satisfaciendo a todo el mundo menos a mí.


Hace dos años tomé la mejor decisión de mi vida, pedí una excedencia, decidí sacarme la ESO y encontrar el trabajo que yo quisiera, el trabajo que me llene y que me haga feliz, que me haga sentir bien cada día. Como soy un poco obsesivo/compulsivo tomé decisiones rápidamente y me fui a Valencia y estuve unos cuantos meses de voluntario en una residencia al cuidado de un señor para ver si el trabajo de cuidador o celador o algo relacionado con el cuidado de personas encajaba conmigo. Fue una experiencia preciosa, ese señor que se llama M. y que tanto paseé y tantos momentos de silencio tuvimos, me enseñó lo que es dar sin esperar nada a cambio, hacer las cosas para que otra persona se sienta bien sin interés económico ni material, me di cuenta de que quería dedicarme a eso, ayudar a los demás.
A mi regreso a Ibiza en septiembre de 2016 me topé con la realidad y es que sin la ESO no me puedo dedicar profesionalmente a trabajar en ningún sitio relacionado con lo que ahora me gustaría hacer y es por eso que me matriculé en el CEPA. Tengo que reconocer que no me está siendo fácil pero tengo un fin y pongo todo mi empeño para ello y conseguir mi objetivo. No descarto seguir estudiando en la rama de sanidad y animo a tod@s a que sigan su sueño y que crean que todo es posible.
Gracias por darme la oportunidad de contar mi historia.


Per saber-ne més


Participació al projecte "Versos entre illes" per celebrar l'Any Europeu d'Educació de Persones Adultes

Participant al taller d'escacs durant les Jornades Culturals 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada