diumenge, 22 de gener de 2017

Ele Almirón Durán


  

ELE ALMIRÓN DURÁN
Forma part del personal no docent des del curs 2015-16.




¡Hola! Me llamo Ernestina, pero desde pequeña me llaman Ele (porque mi abuela me decía Elestina). Soy de Santa Cruz del Comercio, un pueblecito de Granada. Desde los ocho años vivo en Ibiza. Mi hermano mayor, Paco, vino a trabajar y le encantó la isla, así es que convenció a mis padres. Y desde entonces estamos aquí. De eso hace ya cuarenta y dos años.
Soy la quinta de siete hermanos (5 niños y 2 niñas).


Hace años que conozco a mi marido y hace 23 que estoy casada. Tengo un niño de 19 años y una niña de 15. Tenemos una perrita: Chiqui. A todos en casa nos gustan mucho los animales. 
También nos gusta ir de viaje, esquiar –aunque a mí no tanto-, dar paseos por la playa y el campo. Cuando podemos vamos con los amigos, los perritos, bocata… ¡y a caminar!




Estudié en el Colegio Portal Nou. En aquel entonces estaba donde ahora está el Parque Reina Sofía. Gracias a mis profesores pude terminar octavo. Y por ello les doy las gracias: Elodia, Tasio, Francisca, Catalina y Antonia. Con mi profesor de gimnasia, Tasio, empezamos a jugar a voley. Nos gustaba mucho.


A los 16 años empecé a trabajar en una guardería. Me gustaban mucho los niños y fueron casi nueve años en los que disfruté mucho con ellos. Se llamaba Pekes. Tengo un gran recuerdo. En aquel entonces tuvimos que hacer un cursillo de puericultura para poder seguir en la guardería. A parte de trabajo encontré la amistad y es que aún sigo siendo amiga de mis compañeras de la guardería. Empezamos a salir juntas, nos echamos novio, nos casamos y tuvimos niños. Nos juntamos de tanto en tanto. 


También trabajé en un videoclub. Teníamos chuches, revistas, vendíamos pelis, etc. Se llamaba Videoclub 2000 y estaba al lado de correos. 
Era de Antonio Isasi Isasmendi, un famoso director de cine y una bellísima persona. Me alegro mucho de haberlo conocido. Estuve unos seis años trabajando para él.

Después estuve trabajando dos temporadas en unas oficinas de cambio de moneda en Santa Eulalia, donde también hice una buena amistad. Las dos nos quedamos embarazadas casi al mismo tiempo. Nuestras hijas se llevan una semana de diferencia, empezaron a ir al cole juntas, al instituto y son amiguitas desde que nacieron. Después con otra amiga trabajé haciendo horas y nuestros maridos también trabajaron juntos.
Gracias al marido de mi amiga de las oficinas, empecé a trabajar en el instituto de Sant Agustí.
Y ahora estoy aquí, en el CEPA Pitiüses, donde desde el primer día me han tratado todos muy bien, como una más, y estoy muy contenta de estar aquí. Es Anna la que me ha animado a participar en este blog. Fue profesora de mi hijo en el instituto Blanca Dona, y yo fui alumna de su madre Francisca en el Portal Nou. 
Estoy trabajando aquí gracias a una compañera del instituto de Sant Agustí. Una anécdota más en mi vida: se llama como yo y nació el mismo día que yo: el cinco de enero. ¡Casualidades de la vida!


Me gusta la costura. Gracias a mis hijos que bailan "ball pagès" desde pequeños en la Colla de Sant Rafel, me apunté a un cursillo de “espardenyes” y le hice unas a mi hija. Luego le hice un refajo, un “gipó”, dos vestidos de fiesta y otro de pou, pañuelo, lazo, flores.
A mi hijo le he bordado el chaleco y también le he hecho una barretina, un pañuelo… 

También me gusta cocinar  postres, como la típica greixonera (me la enseñó a hacer mi suegra ya que mi marido es ibicenco), también la paella, el sofrit pagès…

Me gusta la jardinería. Siempre estoy liada con mi pequeño jardín, me entretiene mucho y me relaja. Lo de la costura y las plantas lo he heredado de mi madre.

Soy ordenada de siempre, tímida y siempre pienso bien de la gente. Me cuesta mucho pensar mal de alguien. Pienso que todo el mundo debería vivir su vida sin hacer daño a nadie y no meterse en la vida de los demás.

Per saber-ne més


Dins la comunitat educativa tots som importants, l’educació és una tasca de tots. Si un professor o un alumne falta un dia, molt probablement no es notarà gaire, el centre seguirà funcionant amb normalitat. Però si falta el personal de neteja, el centre estarà inhabitable.
En silenci, pacientment, l’Ele van movent les taules, recollint el contingut de les papereres, netejant el que entre tots embrutam i posant les coses al seu lloc. Així, una setmana i una altra, cada dia, perquè sempre tot estigui col·locat i net.
Molts de nosaltres no pensam en aquesta tasca quotidiana i indispensable que fa que el centre sigui transitable i acollidor. Estam tan habituats a aquesta imatge que quasi no li donam importància. La seva feina també fa possible que els alumnes puguin estudiar en millors condicions. 

Ele, gracias por cuidar de nuestras plantas durante el verano, por tu amabilidad, por tu paciencia, por tu silencio, por tu trabajo eficaz, por esta tarea imprescindible para que el centro funcione. Gracias por hacer posible que cada día la estancia en la escuela sea más agradable y acogedora.

1 comentari:

  1. Ele,
    ens vàrem conèixer mentre esmorzàvem al pati de l'escola i compartíem el diari. Ara gràcies al blog ens coneixem un poquet més.
    Encantat.
    I recorda el que et vaig dir l'altre dia: quan ens portaràs a l'escola un pastís d'aquests tan bons que tu fas? Ja saps que som uns golosos!

    ResponElimina